¿Qué tipo de comida NO debería darle a mi perro?
06/05/2016
Mostrar todo

Lo que necesitas saber sobre la piometra canina

Lo que necesitas saber sobre la piometra canina

La piometra es una enfermedad infecciosa grave caracterizada por la presencia de pus o secreciones en el interior del útero. Puede aparecer en animales como perros, gatos, conejos y hurones; afectando solamente al sexo femenino de dichas especies. En el caso de las perritas, la enfermedad se denomina piometra canina y es común que aparezca después de los 7 años, cuando las perras son de mediana edad o edad avanzada. Rara vez se presenta en hembras jóvenes.

Generalmente la piometra es ocasionada por cambios que sufre el útero durante su ciclo hormonal. Las perras suelen tener su primer celo entre los 6 y 12 meses de edad y este se repite cada 6 meses aproximadamente. Cuando una perrita está en celo u ovulación, su vulva aumenta de tamaño y su útero se abre. Por otro lado, después de unos 7 o 14 días de haber terminado el periodo de ovulación, comienza una etapa de 2 meses denominada diestro, en donde el útero se cierra y forma secreciones. Estas secreciones acompañadas con algunos cambios hormonales, convierten al útero en un ambiente apropiado para las bacterias, las cuales se reproducen y terminan abarcando todo el órgano.

El riesgo aumenta cuando hay fuertes cambios hormonales, por ello tienden a sufrir más las perras de mayor edad que presentan celos irregulares; al igual que aquellas mascotas a las que se les emplea anticonceptivos, ya sea por vía oral o intravenosa, y que no estén debidamente medicados o bajo la vigilancia de un veterinario.

Es importante que sepas que existen dos tipos de piometra: abierta y cerrada. En la primera, el cuello del útero permanece abierto y permite expulsar parte del pus que se encuentra adentro, esto hace que la enfermedad sea más fácil de curar y disminuye la intensidad de los síntomas. Por otro lado, en la piometra cerrada, el útero no tiene forma de drenar el pus y toda la infección queda acumulada dentro del órgano, esto hace que los síntomas sean más notorios y se complique la enfermedad. Afortunadamente, la piometra abierta suele ser más frecuente que la cerrada.

Lo que necesitas saber sobre la piometra canina

Entre los síntomas más comunes se encuentran: fiebre, decaimiento, flujo vaginal purulento, sed excesiva, orinar en exceso, inapetencia, deshidratación, ensanchamiento abdominal, vómitos y diarrea. Si su perrita tiene alguno de estos síntomas o  sospecha de la presencia de esta enfermedad, es importante que visite al veterinario lo más pronto posible, pues si la enfermedad sigue evolucionando puede ocasionar: shock circulatorio, bacterias o toxinas en la sangre, insuficiencia renal, peritonitis y, si espera demasiado tiempo, incluso provocaría la muerte de su mascota.

En caso que su perrita tenga esta afección, lo ideal sería someterla a una intervención quirúrgica, en donde se le extraerá el útero y los ovarios, dejándola completamente estéril. También hay otro método no tan efectivo, ni recomendable, que consiste en la expulsión del pus mediante fármacos. Este procedimiento generalmente es utilizado en perritas con un alto valor reproductivo y se puede realizar solo si se trata de una piometra abierta.

Por último, si quieres prevenir esta afección es recomendable que no le administres ningún tipo de anticonceptivo a tu mascota y que estés pendiente de hacerle los exámenes necesarios al cuando llegue a tener un parto. Ten en cuenta que estas recomendaciones solo harán que disminuya el riesgo de padecer la enfermedad y que la única manera de evitarla por completo es esterilizando a tu mascota con antelación.

Espero que esta información te haya sido de mucha ayuda. Recuerda siempre acudir al veterinario cuando observes algún comportamiento extraño en tu mascota, ellos te darán un diagnóstico adecuado y te aconsejaran sobre el método más efectivo para tratar cualquier enfermedad que pueda presentarse.