Lo que necesitas saber sobre la piometra canina
Lo que necesitas saber sobre la piometra canina
06/02/2016
Consejos para el cuidado de perros de razas pequeñas
06/13/2016
Mostrar todo

¿Qué tipo de comida NO debería darle a mi perro?

Muchos dueños mantienen la costumbre de compartir con su mascota la comida que consumen diariamente, sin darse cuenta de cómo este hábito podría afectar gravemente la salud del animal. La mayoría de las personas tienden a pensar que a los perros no le haría daño algo que nosotros consumimos con normalidad, lo cual no siempre es cierto. Si nos ponemos a pensar, un perro tiene una anatomía diferente a la nuestra, de la misma manera, su cuerpo también tiene necesidades alimenticias y reacciones diferentes que la de los humanos. Si no estás seguro de que la comida que le das a tu perro es buena para su salud, aquí te dejamos una lista de los 14 alimentos más perjudiciales para ellos y también te explicamos de qué forma les afecta.

 

  • Chocolate:

El chocolate tiene cafeína y teobromina, ambas sustancias son dañinas para el animal. En el caso de la teobromina puede afectar gravemente el sistema nervioso de tu mascota y al mismo tiempo provocar ulceras, alergia, vómitos, deshidratación, arritmia, convulsiones, presión arterial alta y nerviosismo. Si la dosis se ingiere en grandes cantidades, podría causar la muerte del animal.

  • Leche y derivados:

Cuando los perros están recién nacidos necesitan la leche materna para estar bien alimentados; sin embargo, una vez que crecen, su cuerpo cambia y la leche se convierte en un alimento no necesario y perjudicial. La mayoría de los perros no tienen la enzima encargada de procesar los productos lácteos, se podría decir que son intolerantes a la lactosa. La grasa y los componentes de la leche, en lugar de ayudarlos, les causan: problemas gastrointestinales, gases, vómitos, diarreas e intoxicación.

  • Cebolla y ajo:

La cebolla y el ajo podrían ocasionarle a tu perro problemas de respiración y anemia, al mismo tiempo, debilita al animal y daña a los glóbulos rojos del sistema sanguíneo. Entre estos dos alimentos el ajo es el más peligroso, pues tiene un alto nivel de toxicidad aún en pequeñas cantidades.

  • Uvas o uvas pasas:

Este tipo de alimento es muy peligroso y tóxico para nuestros leales amigos. Tan solo 6 pasas pueden causar en ellos una insuficiencia renal aguda. Luego de ser consumido, el perro presentará: vómitos, diarrea, falta de apetito y debilidad. Si no se trata a tiempo, el animal podría morir en 3 o 4 días.

  • Aguacate:

Los aguacates contienen una sustancia tóxica para los perros, llamada persina. Una vez consumida, los animales pueden padecer de problemas gastrointestinales, diarreas, vómitos, dificultad respiratoria y moco en el pecho. Además de esto, el hueso del aguacate puede asfixiar a tu mascota si intenta tragarlo.

 

¿Qué tipo de comida NO debería darle a mi perro?

  • Cafeína:

La cafeína se encuentra en el café, diversos tipos de té y también en algunos refrescos. Estos líquidos alteran su sistema nervioso y cardíaco, provocando: taquicardias, hiperactividad y vómitos. Si se consume en grandes cantidades incluso podría ser mortal.

  • Nueces:

En general, los frutos secos no son buenos para los perros pues tienen mucho fósforo. Consumir un par de nueces puede causar vómitos, dolor muscular, hinchazón y debilidad. En el caso de las nueces de macademia, también pueden presentarse problemas motores, hipotermia, parálisis de las patas traseras, mareos, problemas de coordinación, temblores y fiebre. Algunas veces, su consumo excesivo puede resultar mortal para ellos.

  • Corazón de durazno y manzana:

Los huesos del durazno y las semillas de la manzana contienen cianuro, una sustancia muy tóxica incluso para los seres humanos. Ingerirlo puede ocasionar dificultades respiratorias, hiperventilación, convulsiones, shock y coma.

  • Dulces:

Al igual que en los humanos, el consumo de azúcar viene acompañado por la obesidad, diabetes y problemas dentales. Además de esto, algunos de los alimentos azucarados que se encuentran en las tiendas contienen un edulcorante llamado xilitol, este químico puede ocasionar un grave daño en el hígado de la mascota, acompañado con vómitos, pérdida de la coordinación, letargo y convulsiones.

  • Sal:

Consumir mucha sal puede causar deshidratación, vómitos y convulsiones.

  • Alcohol:

El alcohol en los perros actúa de la misma forma que en los humanos, solo que más grave. Pequeñas dosis podría dañar el sistema nervioso y el hígado de la mascota. Si se consume en grandes cantidades le causaría la muerte.

  • Huevos crudos:

Los huevos crudos generalmente contienen bacterias como la salmonella o escherichia coli y una vez ingeridos pueden causar intoxicación. Por otro lado, contienen una enzima que impide la absorción de las vitaminas del grupo B, ocasionando problemas en el pelaje del animal.

  • Huesos, grasas e hígado:

Cuando se trata de huesos grandes, estos pueden astillarse y perforar la garganta, estomago o intestino del perro. En el caso de pequeños huesos, estos pueden ser tragados por la mascota antes de masticarlo bien, ocasionándole asfixia, problemas digestivos y de respiración. Debido a esto, es recomendable comprar huesos especiales para ellos que generalmente venden en tiendas especializadas. Por otro lado, las grasas de origen animal pueden ocasionar pancreatitis y grasa en la sangre, mientras que el hígado de la vaca provoca intoxicación debido a la ingesta de vitamina A.

  • Carnes y pescado crudo:

Las carnes o pescados crudos generalmente contienen bacterias y es mucho peor si están en estado de descomposición. Este tipo de alimentos pueden ocasionarles una grave intoxicación.

Además de tener cuidado con los alimentos antes mencionados, es importante que recuerdes siempre darle comida fresca y en buen estado a tu mascota. Si necesitas más información sobre cuál es la correcta alimentación para un perro, no dudes en consultar con un centro veterinario.